domingo, 8 de junio de 2008

Memorias de arena


Hoy me lesioné el tobillo... Para variar metiendo la pata donde no debo...




-----------------------
Memorias de arena:


La enfermedad de Orgullo terminó por matar las ilusiones de algo que nunca se concretó, aunque yo AUTOinfecté su tarjeta madre... Y es que somos un libro donde no hay buenos ni malos, pues las memorias de arena se entremezclan con el viento y los años, sepultándo las cosas malas tras borrones mentales....
Actualmente, el agua de mi cuerpo se ha vaciado a través de los ojos, anhelando tiempos aquellos donde todo fue color púrpura, pero lo único que precipitó fueron esos recuerdos de mi vida, los que fueron cuasi felices.
Son esos recuerdos los que conservo en la carpeta de Buenos Tiempos...

Todos esos momentos en que pude esbozar una leve sonrisa.

4 comentarios:

Alex dijo...

mmm, ese payaso misterioso ahí. Te encuentro razón, somos un libro donde no podemos saber si somos buenos o malos porque la oportunidad es única e irrepetible por lo que nos es imposible vislumbrar la otra opción desde la virginidad primigenia.

Alex dijo...

La verdad es que no conozco mucho sobre la cultura payasística, pero estoy seguro que usted podría guiarme de alguna manera.

Alberto Fernando Losario Rofelos dijo...

Yo conozoc a muchos payasos, pero por alguna razón ninguno me da risa.

Saludos.

Alberto Fernando Losario Rofelos dijo...

Ahhh se me olvidaba.

Las patas son pa caminar, pa correr, pa abrirlas o romperselas, así que no se sienta tan mal querida.

Todos nos rompemos a veces algo, es parte de la vida.

Saludos.