jueves, 5 de julio de 2012

Inanimados

Estamos entre las sombras 
En el círculo de los muertos 
Y en tus sueños, volvemos a renacer 


 Somos una forma alternativa de castigo 
el origen de tus pesadillas 


Caras vacías, sin corazón 
No podemos respirar, sentir, ni sangrar 


Somos muñecos sin dueño, sin usar. 


 Esto somos, los cambios que se perciben 
al encontrar perdón en una segunda vida

5 comentarios:

DIANA dijo...

QUerida...

inconscientemente alguna vez es preferible quedar inanimados, eso aminora el dolor y la agonia...

Un abrazo!

Diana

Anónimo dijo...

POR QUÉ ME DEJASTE? PORQUÉ TE FUISTE?,TAN MALA FUI?... OYE NO ME TUVISTE NI UN POCO DE CARIÑO?
skM.

Anónimo dijo...

Qué más da, la cosa es que me encantaría que te pasaras por la pag. de los cuentos. y en lo particular en mis textos. a ver que opinas. Por cierto, tengo que anticiparte que estará por ti, esperando un pequeño detalle sorpresa. saludos

skM.

Anónimo dijo...

Que bueno que le gustó, pues no hay más musa para este texto que Ud.

Y respondiendo su pregunta:

Porque en verdad yo la quise mucho.
y porque de repente se extrañan los viejos tiempos.

Por cierto, aprovechando la invito a pasarse por la página de los cuentos. A Leer un poco más de lo mío... tal vez encuentre algo interesante por ahí. Salu2.

skM.

Jean Ossandón araya dijo...

Siempre me ha gustado tu escritura, te sigo desde aquel poema, no recuerdo su nombre en estos momentos pero puedo citar: "Porque quisimos cambiar tu mundo, fuimos desterrados a vivir en la oscuridad, porque amamos lo negro nos quedamos aquí..." Siempre me acuerdo de él, y eso es muy poco común en mí. Me gustó mucho éste, me identifica montón y me hace sentir un millar de cosas que no alcanzo a explicar por falta de tiempo. Solo me resta darte mis más buenos deseos y pedirte como un favor personal, que no dejes de escribir. Cariños a la distancia, Tsadquiel.