jueves, 7 de enero de 2016

Cambio de planes

Hace unos meses, una de mis conocidas me contó que la relación con la persona que pretendía contraer matrimonio, había terminado.
Luego de un par de días en los que lloró desconsoladamente (No puedo decir que fueron muchos días), comenzó a salir desesperadamente con varios hombres buscando, no sabía en ese momento qué, pero supuse que tal vez buscaba un reemplazo al dolor de lo que reflejó esta pérdida.
Frente a esta situación, la verdad no sabía si realmente animar esta conducta o decirle que detuviera la moto... 
Si bien no me gusta medicalizar todo, dentro de mis conocimientos, tengo entendido que para todo se requiere un proceso de adaptación y, por lo mismo, creo que para construir una relación sana nuevamente uno debe esperar un tiempo para vivir su "duelo".
Como tengo confianza con ella, finalmente le dije lo que pensaba con la cabeza fría y creo que algo de lo que comentamos le hizo sentido "Tiempo para dejar de amar".
Sin embargo, también ella me comentó que la edad la cual estamos atravesando es la edad en las que las mujeres ya prácticamente tienen una relación construida, muchas de nosotras a esta edad están casadas o con guaguas...  "Se me está yendo el tren y ya perdí todos estos años" me dijo... Fue ahí que entendí su desesperación por reemplazar rápidamente lo perdido... Haber estado todos los años anteriores con la misma persona, construyendo un proyecto de vida juntos y planificando el por venir junto a alguien más, ahora había que borrar todos esos planes y reconstruirse a una edad en la que es más difícil hacerlo.


PD: Cuando escuché las palabras "matrimonio" y "guaguas" sentí un ligero estremecimiento... 



2 comentarios:

Luar dijo...

No suelo comentar blogs, asi como tampoco tenia tiempo sin nisiquiera disponerme de leeruno, pero el tuyo se me antoja algo interesante. Llegue al blog buscando la letra de los namnambulu. Y asi como tu dices, si estoy aqui es por que me has contagiado. Saludos desde Venezuela.

Miss_matanza_1 dijo...

Saludos, gracias por leer.