jueves, 19 de febrero de 2009




El dolor aniquilado resucita
Revolcándose en la tristeza, obsevándome en tus ojos
Transformando tu agonía en la mía…

Mi cuerpo, incapaz de responderte, huye de miedo
Evitando rozar tu piel, protegiendo cobardemente
Mi orgullo.



Pero en mis sueños, nunca me podré apartar de ti.

5 comentarios:

Amorexia. dijo...

Los muertos siempre vuelven en su día.

Saludos a deshora.

Alberto Fernando Losario Rofelos dijo...

El orgullo no es lo mismo que la arrogancia, la prepotencia y la vanidad.

Se parecen pero no son iguales.

LA GUERA RODRIGUEZ dijo...

Que imagen tan impresionante subiste!..de verdad que eso me dijo mas que mil palabras...

Besos

Diana

Kadannek dijo...

Vengo a vomitar una vez más.
sencillamente "estupendo". Como se conecta el sentimiento con la imagen.. La tristeza, el misterio, excelente combinación.

Bien hecho.
Saludos.

DIANA dijo...

Amiga!

que cree.? ps aqui vengo de nuevo, solo para decirle que me permita entregarle un PREMIO por lo que yo he recibido de Ud. en su blog.
Si lo acepta, puede pasar a recogerlo a mi blog.

Besos!

Diana