martes, 14 de septiembre de 2010

Sueños raros...

Esto lo soñé alguna vez y me quedó circulando en la memoria, aunque el final era algo más bizarro de lo que escribiré:

Érase una vez, en un lugar cuya ubicación no recuerdo, un príncipe que buscaba a la mujer perfecta, porque su padre, el rey, estaba en su atardecer y deseaba mucho ver a su hijo con una esposa y descendencia.
El problema radicaba en que el príncipe a todas les encontraba algun defecto; muy gorda o muy delgada, muy tonta o muy inteligente, demasiado linda o demasiado fea o, simplemente, demasiado palida o muy morena.
Un día llega al castillo de visita un rey con su hija a quien también añoraba ver con compañía antes de fallecer, y ambos habían acordado que sus hijos debían conocerse.
Cuando el príncipe la vio, quedó maravillado, pues era todo lo que él había soñado: no muy gorda, ni tampoco muy delgada, bonita, pero no demasiado, y segun sus profesores; una buena alumna, pero no excelente... Ademas de tez blanca, pero en su tonalidad ideal.

- Es...la mujer perfecta! al fin la he encontrado! Cásate conmigo!

La muchacha lo miró fijamente con un rostro sin expresión, sin emitir palabra alguna, sólo le extendió la mano, dando a entender cierta aprobación...

- Es algo tímida, por eso no te ha hablado... ese es su unico defecto .- Dijo el padre de la chica, con cierta vergüenza.

- Timidez... no había pensado en eso como un defecto... .-Meditando un momento el príncipe agregó .- Creo que puedo vivir con eso.

Cuento corto: Se casaron y pasaron varios años juntos, con el príncipe irradiando felicidad desbordante, pero ella continuaba durante todo ese tiempo muda e inmutable... Hasta que un día, cuando no estaba más que ella y él en el castillo almorzando, dijo con una voz muy delicada:

- Puedo decirte algo?

El príncipe, que ya en ese entonces era un rey, llegó a saltar de la impresión, y muy nervioso ante las primeras palabras de su señora.

- Claro...como no!... dime lo que quieras....

- Tú me escogiste, porque dices que yo soy la mujer perfecta... es asi?

- Eres la mujer perfecta, de eso no cabe duda.... y por ello te he escogido como mi esposa.

- Y si soy la mujer perfecta... por que no estoy con el hombre perfecto?

El rostro del joven se descompuso en un lapso de segundos ante atrevida pregunta, hizo un gesto de incomodidad, pero no pudo responderle con palabras.


Esas fueron las ultimas palabras de ambos, y sus rostros continuaron inmutables hasta que los alcanzó el atardecer...

8 comentarios:

salzikrum dijo...

Curioso que sea esto justammente lo que me sucede...
Aveces soy tan buena para definir que es lo que me gustaría para mí y para mi futuro, que de repente se me olvida que es probable que no sea solo por mi mala suerte por quien no encuentro a esa "persona perfecta". Tal vez los senderos que ha trasado para su propia busqueda esten mucho más lejos de lo que puedo alcanzar, y quizá en resumen...
Jamás nos encontraremos.

salzikrum dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Solei dijo...

wow
eso es algo muy triste de pensar...
el principe feliz por haber encontrado a quien queria;
y la princesa infeliz por casarse con quien no queria.

deveras que se me quedaron los ojos como platazos.

DIANA dijo...

Creo que su propia y tan baja autoestima no le hizo rebelarse hasta que ya no aguantó mas...por que aceptar una imposición?
porque nada mas los hombres pueden escoger ??
Afortunadamente los tiempos han cambiado y tu texto tiene muy buenas reflexiones...

Besos!!

Diana

Anónimo dijo...

Mira, el príncipe, desde luego, tonto no era. Ella sí, por aceptar casarse con un hombre imperfecto...de forma tal que tampoco ella era perfecta..Siendo los dos imperfectos pueden seguir siendo felices, por lo menos pobres no son, que ya es algo, tienen título, y la imperfección no les impedirá tener hijos buenos y sanos.

Humberto dijo...

Bueno, no sé si esto sea un vómito, pero, entré a tu blog por casualidad y me pareció magnífico, no quería salir sin decírtelo.
Aprovecho la oportunidad para invitarte al mío que es de literatura.
Un abrazo desde Argentina.
Humberto.

www.humbertodib.blogspot.com

salzikrum dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nicson dijo...

Egoísmo. Buscar a la persona perfecta para mi, en lugar de buscar ser perfecto para esa persona. El amor es buscar la comodidad del otro, es negarse a si mismo en pos del ser amado.
Cuando lees esta historia suena triste y hasta un poco cruel... pero ocurre en la realidad más de lo que quisiéramos.
Que Dios os bendiga.