jueves, 19 de abril de 2012

Gotitas de realidad

Hace unos años podría decir que veía el mundo desde un punto de vista más "inocente";
Me parecía horrible pensar en el hecho de que existieran personas dependientes de drogas, que fuera válido el sexo antes del matrimonio o que faltara la conciencia en esas personas infieles. Me parecía lejana la corrupción política, la falta o el exceso de ingresos monetarios y el analfabetismo...

He vivido la vida hermosamente tras mi burbuja y ahora que asomé un poco la cabeza al exterior, pienso a veces cómo habría sido mi vida si desde un principio se hubiese pintado de matices diferentes. Tal vez si algunas decisiones, algunos amigos, algunas notas hubiesen sido distint@s.

Pienso que, tal vez podría haber sido un buen ejemplo de una flayte con toda su gracia en el consumo de sustancias ilícitas y sus habilidades en el hurto, o tal vez, podría haber sido una mujer snob, menospreciando a los pobres y a las personas de tez más oscura, teniendo dentro de mis ingresos cantidades exuberantes de dinero y lujos como para hacerme una liposucción cada cierto tiempo...

Considero que aún no logro desprenderme de mi burbuja. En parte porque es cómodo vivir así y quizás, porque tengo cierto miedo de encontrarme con cosas peores (o mejores) de las que ya conozco.

Me gusta mi entorno y mi cotidianidad... Estoy acostumbrada a ella.

2 comentarios:

DIANA dijo...

Esto que escribiste es de lo mejor que te habia leido.
Me vi reflejada en gran parte, yo si hubiera podido despertar hace mucho mas tiempo, y me hubiera evitado tantos años de culpas y telarañas mentales que no dejan crecer.

La vida es un aprendizaje dia con dia. Lo interesante es pasar sobre un pantano sin ensuciarnos lo suficiente como para quedarnos atrapadas.

Besos y todo mi afecto!

Diana

A. Dénurp dijo...

Busqué en mi estómago un vómito ingenioso y mordaz para ésta entrada y así lograr llamar tu atención para hacerte entender que llamaste la mía. Después de media hora solamente he logrado eructar trivialidades, no he comido bien.

Seguiré husmeando.